Alquile una sala de formación única

Miles de empresas confían en OfficeRiders
OfficeRiders
4.7
4622 comentarios

El éxito de un curso de formación está estrechamente relacionado con la calidad del lugar elegido La organización de un curso de formación requiere plantearse muchas preguntas de antemano, tanto sobre el contenido como sobre la forma. Para que los esfuerzos realizados den sus frutos y la experiencia sea lo más enriquecedora posible para todos, es necesario proveer un contexto propicio para la concentración, por supuesto. Pero los participantes también tienen que sentirse cómodos, tranquilos y en un estado de serenidad para ser receptivos, y su capacidad para comprometerse con el contenido se verá reforzada en un entorno estimulante. ¿Cómo afecta la calidad del espacio de formación a la propia experiencia? ¿Por qué es un criterio clave en la organización? ¿Cuáles son las mejores opciones?

Cada evento de formación es único y, como tal, las necesidades nunca son las mismas, ya sea el equipo, la capacidad de la sala, las instalaciones auxiliares, los dispositivos de visualización, etc. Así, en la fase de preparación, el organizador elaborará un briefing exhaustivo que resuma todos los requisitos que deben incorporarse a la elección del lugar de celebración. No debes olvidar nada, y tómate el tiempo de planificar con antelación para evitar sorpresas desagradables en el gran día.

La capacidad del local Obviamente, este es un elemento esencial a tener en cuenta. La respuesta influirá automáticamente en la elección del lugar de celebración: las soluciones demasiado pequeñas se eliminarán desde el principio, ya que los participantes necesitan espacio para su bienestar. No olvide que es probable que todos lleven un ordenador, una botella de agua, un tentempié, algo para tomar notas, etc. Así que tampoco te limites a alquilar una habitación que sea "lo suficientemente grande". Todo el mundo debería poder sentarse cómodamente sin sentir que invade el territorio del vecino.

Toda la formación no se lleva a cabo necesariamente como en un aula con un profesor frente a los alumnos en las mesas. Puede haber una mezcla de fases teóricas y prácticas, o incluso tiempo para el debate entre los participantes. Por lo tanto, al examinar los espacios disponibles para el alquiler, el organizador debe pensar en cada fase del evento, para asegurarse de que en cada momento será posible adaptar los lugares a las necesidades de la enseñanza.

Algunos lugares de formación son especialmente solicitados y deben reservarse con al menos varios meses de antelación. Por lo tanto, si la anticipación ya no es una opción para el organizador, debe ser capaz de fechar su evento de formación con la suficiente rapidez para simplificar los procedimientos administrativos. También deberán conocer el horario, aunque algunos locales son realmente flexibles y pueden ofrecer tarifas diarias, con la posibilidad de utilizar el local a cualquier hora de la mañana o de la noche (para empezar temprano con el desayuno o terminar más tarde con una cena de aperitivo, por ejemplo).

Evidentemente, el briefing del organizador de la formación, que es un pliego de condiciones que sirve para elegir el mejor lugar, debe dar una idea clara del presupuesto disponible. Esto también permitirá saber, de un lugar a otro, si es posible beneficiarse de ciertos extras, como una comida cuidada o un equipamiento adicional.

Además, si el organizador es consciente de que algunos de los servicios que necesita suelen estar incluidos en los extras que se facturan además del precio básico, debe anticipar bien este elemento para evitar sorpresas desagradables al recibir los presupuestos.

720€/día
5(1 comentario)
420€/día
4.46(13 comentario)

Equipment and services for professionals

Wifi
Bebidas calientes
Proyección y soporte / TV
Cartón
1800€/día
4.83(6 comentario)
1200€/día
4.67(3 comentario)

Sea cual sea la naturaleza de la formación, la elección de un espacio modular y flexible beneficiará inevitablemente a todos, ya que es una excelente barrera contra el abatimiento y la falta de motivación.

La disposición de las tablas La muy común disposición de la clase escolar no es la única solución posible para un curso de formación. Sin embargo, es una opción factible para los periodos de "conferencia", cuando se trata simplemente de transmitir información a los alumnos.

Para favorecer los intercambios y debates, lo ideal es utilizar mesas en forma de U o de reunión, que ofrezcan la posibilidad de utilizar ordenadores si es necesario, siempre que el mobiliario sea adecuado (por ejemplo, armarios plegables para ordenadores, que permitan subir y bajar las pantallas). Para los talleres, puede ser preferible definir islas, que faciliten el trabajo en pequeños grupos Una vez más, aunque estos momentos no representen el 100% del tiempo de entrenamiento, nada impide favorecer una disposición flexible y desplazar los equipos para adaptarlos a las diferentes etapas del curso.

La necesidad de fluidez y libertad de movimiento Para que se beneficien plenamente de la formación, los participantes no deben estar sometidos a ninguna restricción. Por eso, sea cual sea la disposición elegida, es esencial pensar en la libertad de movimiento de la que debe disfrutar cada persona. En concreto, no hay que sentirse atrapado en una silla todo el día: esto no será beneficioso ni para la concentración ni para la motivación. Las sillas o sillones deben tener la suficiente movilidad para no estar "pegados" a la pared o a la mesa. Además, incluso en los cursos de formación más teóricos en los que no está previsto ningún movimiento o taller práctico, hay que programar descansos durante los cuales todo el mundo será libre de ir a tomar un café, estirar las piernas y descansar la mente durante unos minutos. Y si el simple hecho de abandonar la silla para salir al exterior implica esperar a que todos despejen el espacio, se añaden limitaciones que no permitirán reunir todas las condiciones ideales para un entrenamiento exitoso.

La información se queda en la mente de la gente mucho mejor si se presenta de forma atractiva y en diversas formas. Por lo tanto, al contratar una sala de formación, el organizador debe comprobar que el orador o los oradores podrán utilizar una amplia gama de medios para diversificar los métodos de aprendizaje.

Ayudas visuales para mantener la atención de todos Aunque los oradores mejor formados cautivan a su público con la simple fuerza de su voz, suele ser necesario utilizar ayudas visuales para que los participantes no se pierdan demasiado rápido en el contenido de la formación. En algunos casos, son incluso indispensables para ilustrar lo que se dice y ofrecer una información concreta, comprensible y memorable. Lógicamente, en una sala de formación se necesitará una pantalla, pero puede ser conveniente utilizar pantallas interactivas, que ofrecen más flexibilidad en la práctica. La pizarra también es imprescindible.

Comodidad y ergonomía del mobiliario No se piensa lo suficiente: durante una sesión de formación, si se está sentado durante horas en una simple silla, se corre rápidamente el riesgo de tener dolores musculares o articulares. Evidentemente, impiden rápidamente la concentración, por no hablar de que desmotivan y no dan una buena imagen general de la experiencia. En este sentido, no dudamos en privilegiar el mobiliario ergonómico, así como las alternativas atípicas, para que los participantes se sientan perfectamente cómodos. La adición de zonas de convivencia con sofás, para facilitar el diálogo y la relajación entre dos sesiones intensivas, es, por ejemplo, una opción muy juiciosa. También existe a veces la tendencia a omitir el equipamiento auxiliar esencial: antes de alquilar una sala, es necesario comprobar que hay un proyector de vídeo en el lugar, saber si el material de oficina está incluido o no, etc.

Una vez cumplidos todos los requisitos básicos del pliego de condiciones de un local de formación, es hora de fijarse en los detalles que pueden cambiarlo todo. ¿Por qué no alquilar un espacio insólito, no sólo para la formación, que sorprenda a los participantes y les garantice una experiencia inolvidable? Un entorno verde: entre la sorpresa y la calma bucólica Para un curso de formación destinado a ejecutivos constantemente estresados por el ritmo frenético y la vida en la ciudad, lo ideal sería encontrar un lugar en el que se dejara un máximo de espacio para la vegetación. Algunos pueden incluir un pequeño jardín, o simplemente estar decorados con muchos efectos naturales.

Un espacio que refleje los valores transmitidos Al elegir presentar un curso de formación en una sala atípica, se abre la posibilidad de personalizarlo según su propia filosofía. Por ejemplo, el organizador puede colgar carteles o elementos decorativos a imagen y semejanza de la marca, utilizar accesorios sorprendentes para afirmar una reputación innovadora o incluso dar un aire divertido y poco convencional a la formación, lo que podría atraer especialmente a los jóvenes talentos.

Las empresas que se instalan en el extrarradio tienen mucho interés en buscar lugares de formación atípicos en el centro de la ciudad: esto les permitirá, en primer lugar, salir de sus muros y de su zona de confort, cambiar de aires y apreciar mejor el momento. Además, para las formaciones destinadas a acoger a personas que a veces vienen de lejos, ¡la proximidad de las estaciones de tren, los aeropuertos y otras líneas de metro son argumentos de peso!